Portátiles | Noticias | 28 OCT 2015

El coste de usar equipos obsoletos

Batería que dura lo que un suspiro, un arranque más lento que un triciclo a pedales o soluciones que no se pueden usar. Son algunos de los costes que supone seguir usando un equipo obsoleto. Pero hay muchos más que se convierten en grandes enemigos de la productividad.

Las cosas robustas y que duran mucho tiempo son muy apreciadas, sin duda; son signo de su fiabilidad. Pero no siempre esa fiabilidad camina paralela a la productividad. Ocurre con los equipos informáticos, cuya continua actualización ofrece atractivas posibilidades que convierten el uso de equipos antiguos en una rémora para quien los utilice.

Así lo advierte un estudio de Intel, que desvela que la antigüedad de algunos equipos (casi el 57%), especialmente de escritorio, oscila entre los tres y cinco años. Las consecuencias del uso de dichos equipos son evidentes: pérdida de horas para su reparación, pérdida de dinero para actualizaciones puntuales y necesarias; y en muchos casos la imposibilidad de adaptarse a nuevas tecnologías para su mejor aprovechamiento. Costes que podrían desaparecer con la adquisición de un equipo nuevo.

Lo peor es la permanencia dentro de muchas empresas del mensaje “toca adquirir un equipo nuevo porque el que se usaba antes se ha roto”. En este caso, la creencia de que estirar la vida útil de un portátil o tableta genera un ahorro costes es un error cuando la realidad es todo lo contrario. Y más cuando tendencias como la movilidad ya están empezando a implantarse en muchas empresas, y las que no lo hacen o retrasan su puesta en marcha pierden un tiempo que puede ser fatal para sus intereses.

Por eso es importante ajustar las necesidades de equipos a cada momento que lo exija la empresa según sus objetivos. Contar con equipos nuevos y llenos de características y funcionalidades supone un salto cualitativo a la hora de competir dentro del mercado, al igual que lo supone renovar el parque informático para adaptarse a determinadas tendencias cuando comienzan a desarrollarse, y sin esperar a que los equipos digan basta en su vida útil.

En ese sentido, y si la empresa vigila el coste a realizar, ha de tener claras sus necesidades antes de realizar el desembolso. Así, si se va a realizar un trabajo a medio camino entre la oficina y la de los clientes, la adquisición de un 2 en 1 permite explotar sus características de portátil y tableta, lo que evita dos soportes a comprar, con el ahorro de costes que eso suponeY lo mismo ocurre con un ultraportátil si el desempeño del trabajador se realiza en cualquier lugar y momento, siendo una elección capaz de solventar sus necesidades con un equipo ligero y capacitado para desempeñar cualquier tarea.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios

Ultrabook, Celeron, Celeron Inside, Core Inside, Intel, logotipo Intel, Intel Atom, Intel Atom Inside, Intel Core, Intel Inside, logotipo Intel Inside, Intel vPro, Itanium, Itanium Inside, Pentium, Pentium Inside, vPro Inside, Xeon, Xeon Phi, y Xeon Inside son marcas registradas de Intel Corporation en Estados Unidos y en otros países.

X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información