Portátiles | Noticias | 24 DIC 2015

Movilidad, la asignatura pendiente de la pyme

Siglo XXI. Las nuevas tecnologías han cambiado la manera de trabajar de todas las empresas. ¿Todas? No. Un reducto -grande, pues son muchas las que lo forman- todavía no acaba de dar su brazo a torcer y confiar en sus beneficios. Son las pymes, y la movilidad es la tendencia a la que aún se resisten.
Movilidad empresarial

Las pymes no acaban de ver los beneficios de la movilidad y, por ende, de las nuevas tecnologías que aúpan a esta tendencia al olimpo de las preferencias empresariales. El mercado casi la exige a gritos como la mejor manera para competir en un escenario cada vez más globalizado. La tecnología diferencia y aporta valor añadido, pero en España las pequeñas y medianas empresas no terminan de verlo así.

Porque la movilidad, además de aportar valor añadido a los negocios, es en sí misma un valor diferencial. Movilidad significa una actividad continua y dar respuesta a un cliente o resolver un problema a tiempo, en el momento; y significa saltar las fronteras y competir en un mercado sin límites y con una visión incluso superior a la que puedan tener otros competidores de mayor tamaño. Pero para ello hay que contar con las soluciones y herramientas adecuadas.

Y lo más importante: movilidad significa para la pyme no perder su gran capacidad competitiva, lo que les puede llevar a quedarse fuera del mercado. Más aún cuando las nuevas tecnologías no les son extrañas, sino que las usan en un entorno personal. Conocen sus posibilidades, todo lo que pueden dar de sí y los beneficios que conllevan. Existen infinidad de casos que demuestran el éxito de la aplicación de la movilidad en un entorno pyme. Barreras como la seguridad y el qué pasará con la información que manejan quedan derribadas con el conocimiento de las posibilidades que ofrecen las distintas soluciones y herramientas profesionales diseñadas específicamente para cumplir con el cometido de la movilidad.

Ese es el reto al que se enfrentan las pymes en el siglo XXI. Y el tiempo no se detiene…

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información