Portátiles | Noticias | 03 SEP 2015

Movilidad sí, pero con comodidad

La movilidad ha cambiado nuestra manera de trabajar, que ahora se desarrolla allá donde nos coja la jornada laboral. Pero eso implica el uso de los dispositivos móviles en situaciones y posturas que, a la larga, perjudican a nuestro cuerpo. Aquí van unos consejos para usar dichos dispositivos móviles con seguridad y comodidad.

El uso de dispositivos móviles en la jornada de trabajo se caracteriza por una gran cantidad de beneficios para el trabajador: productividad continua, uso de los mismos en cualquier lugar y momento, etc. Pero dicho uso también se produce en condiciones que, en ocasiones, perjudican a nuestro cuerpo. Una mesa de cafetería, un archivador, la esquina de una repisa… Lugares que nos permiten ubicar, por ejemplo, el portátil o la tableta, pero que provocan molestias en brazos, piernas o espalda.

¿Cómo evitarlos? Con una serie de consejos que, a la larga, se traducirán en una mejora a la hora de utilizar los dispositivos móviles, y que también evitarán la aparición de molestias en el cuerpo:

· La espalda es una de las partes que se ve más afectada cuando se trabaja en un entorno donde un respaldo mullido es algo más que un lugar para apoyarla. En caso de no contar con él, se recomienda trabajar manteniendo la espalda recta siempre que sea posible y nunca cruzar las piernas.

· Otra parte del cuerpo que sufre en demasía las malas posturas son las cervicales. Para aliviar las molestias nada mejor que:

                · Relajar el cuello y mantenerlo alineado con la espalda.

                · Situar la parte superior de la pantalla a la altura de los ojos.

· Hablando de vista, es otro de los sentidos más perjudicados por las malas posturas a la hora de trabajar fuera de la oficina. Su alivio dependerá de:

                · Ajustar el brillo del monitor y el tamaño de las fuentes.

                · Aumentar la frecuencia del parpadeo con el fin de mantener los ojos hidratados.

             · En la medida de lo posible, realizar descansos de dos o tres minutos cada media hora.

· Por último, los brazos también terminan por resentirse de una prolongada actividad de trabajo fuera del entorno habitual. La tensión muscular será historia si se llevan a cabo estos ejercicios:

                · Mantenerlos formando un ángulo de 90º, al igual que con los antebrazos.

                · Tener las manos alineadas con los antebrazos.

                · Relajarlos, así como también las manos cuando no se escriba o utilice el ratón.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información