Tecnologías | Noticias | 16 NOV 2015

Movilidad: entre el 4G y el nuevo 5G

La movilidad exige comunicaciones cada vez más rápidas y precisas. Smartphones, Tabletas y portátiles se adaptan cada vez mejor a las redes existentes para poder trabajar dónde y cuándo desee el usuario, pero para eso necesita redes que respondan a esas exigencias. 4G ya está lista para responder a esas necesidades mientras el 5G ya se adivina en el horizonte. Y promete ser toda una revolución.
Movilidad inalámbrica

Situación habitual: un usuario sale de su entorno habitual de trabajo y busca una red a la que conectarse para poder trabajar desde su portátil, Tableta o Smarphone. Dichos dispositivos ya están preparados para conectarse a todo tipo de redes gracias a sus distintas posibilidades de conexión. Pero, ¿a qué tipo de red conectarse para sacarle más partido al equipo y a la misma red? Es aquí donde las redes de banda ancha móvil son las preferidas y más socorridas.

En la actualidad, 4G es una de las más avanzadas. Basada en el protocolo IP, ofrece más seguridad y calidad de servicio que protocolos anteriores y velocidades de acceso de hasta 100 Mbps, teóricamente, en movimiento y 1 Gb en reposo. En definitiva, una excelente elección que, asimismo, ofrece convergencia entre redes cableadas e inalámbricas. Por su parte, LTE es la norma 4G más utilizada, pero no la única, y que se extiende por rapidez a la vez que las operadoras amplían su cobertura de red. Por ejemplo, HP ya la ofrece por defecto o como opción en algunos de sus equipos profesionales. Y finalmente, el 5G es la quinta generación de esta tecnología y sucesora de la actual 4G y anuncia velocidades teóricas de transferencia de datos en bajada de hasta 10 Gbps –el actual 4G-LTE se queda en 75 Mbps-.

De todas las opciones, salta a la vista que el 5G es la mejor opción. Sin embargo, tanto la norma reguladora como sus protocolos todavía no están estandarizados, lo cual no quiere decir que ya existan redes de prueba y prototipos capaces de soportarlas. Si bien la Unión Europea fue pionera en el desarrollo del 3G, con el 4G se ha encontrado con problemas para su expansión, muy lejos de los niveles alcanzados en Estados Unidos, Corea del Sur o Japón. Esto explica la alianza con este último país con objeto de investigar y desarrollar tecnologías 5G interoperables que formen parte de la futura economía digital.

Porque el tema no es baladí: para 2020 -que es el año en que se espera su disponibilidad general- habrá más de diez mil millones de terminales móviles y cerca de cien mil millones de conexiones inalámbricas globales. Una demanda a la que sólo 5G podrá dar respuesta.

Comentar
Para comentar, es necesario iniciar sesión
Se muestran 0 comentarios
X

Uso de cookies

Esta web utiliza cookies técnicas, de personalización y análisis, propias y de terceros, para facilitarle la navegación de forma anónima y analizar estadísticas del uso de la web. Consideramos que si continúa navegando, acepta su uso. Obtener más información